Martina, guerrillera



Novedad editorial abril 2013
Editorial Txertoa
Autora: Ascension Badiola

Una novela basada en el personaje histórico de Martina Ibaibarriaga, una mujer que luchó contra Napoleón, primero en la guerrilla y después en el ejército regular, en la División Iberia junto al también personaje histórico Longa. Martina fue una mujer valiente que tuvo que echarse al monte como tantos hombres y mujeres tras la batalla de Ibeni y el saqueo de Bilbao en los días posteriores a la noche del 16 de agosto de 1808.

El alter ego literario de Martina nos narra en primera persona la búsqueda insaciable de Marcel Dupont, el militar francés que mató a su padre, un boticario de las Siete Calles de Bilbao y cuya búsqueda es el hilo que nos conduce a un desenlace sorprendente, tras pasar por la batalla de Vitoria que tuvo lugar el 21 de junio de 1813, donde se dice que Martina luchó bajo el nombre del teniente coronel Manuel Martinez. 

Martina, guerrillera es una historia de amor y guerra, una novela de superación personal, de amistad y de venganza, pero sobre todo, Martina, guerrillera es una novela de aventuras por la que pasan personajes históricos como  Francisco Tomás de Anchía (Longa); otros guerrilleros famosos (Merino, Cuevillas, Campillo, Menderozqueta, etc); el militar prusiano Karl Von Clausewitz, Félix Asenjo (su marido en la vida real); Wellington; y Luis Power, entre otros. 

Ascension Badiola ha querido salvar de la soledad de la Sala de las Heroínas del Museo de Ejército de Madrid a esta mujer vizcaina y lo ha hecho a partir de la escasa documentación que queda en los archivos, y de la historiografía reciente para librarla del olvido y de la leyenda y hacerla llegar como un personaje de carne y hueso hasta nuestro moderno siglo XXI, por fin, el que parece el siglo de las mujeres.

Para más información sobre esta novela y leer el primer capítulo
www.ascensionbadiola.com

y, en breve, para obtener más datos sobre el personaje y los hechos históricos:
www.martinaguerrillera.com













Reseña La bala que mató al general


viernes, 24 de agosto de 2012


Noticias Santomera. Fuente: http://santomeranoticias.blogspot.com.es/ entrada de viernes 24.8.2012.
La Biblioteca de Gabriel Syme,por @JuanjoJacobo LA BALA QUE MATÓ AL GENERAL Autor: Ascensión Badiola Editorial: De librum tremens Primera Edición: 2011. Muchas veces no se necesita salir en busca de un libro, mirar escaparates en las cada vez menos numerosas librerías, leer reseñas en prensa o en la red o ver el programa televisivo de turno en el que, como en todos lados, machacan insistentemente las editoriales y sus best sellers. De vez en cuando hay un libro que viene a ti, tranquilamente, haciéndose incluso de rogar, pero te termina abduciendo. Algo así me ha pasado con mi primera recomendación. LA BALA QUE MATÓ AL GENERAL, si nos ceñimos al capítulo ventas, es un título pequeño, puesto que proviene de una editorial pequeña con poca tirada. De hecho, tuve que pedirlo y esperar por él algo más de dos semanas, por lo que no podremos encontrarlo fácilmente en grandes espacios de venta. Ascensión Badiola, la autora bilbaína del asunto, nos narra una aventura histórica de mediados del siglo XIX, en plena guerra carlista, con unos de sus mitos más importantes como figura central, que no por ello protagonista, el general Zumalacárregui, vista desde el prisma de un muchacho navarro enrolado en las filas carlistas tras quedarse huérfano y salir al mundo con un objetivo entre ceja y ceja: encontrar a su padre para matarlo. Entre esas dos vidas encontradas, la intriga política desatada en esa época de la historia de nuestro país, la sucesión de una guerra descompensada, vista desde un ángulo imparcial pero retratada desde uno de los bandos, sucede con una prosa sencilla, fácil de leer y bastante interesante para amantes de la novela histórica. No se pierde en personajes ajenos a la trama ni abunda en largas descripciones con el fin de llenar páginas sin razón, algo que se agradece en esta moda de pasar casi siempre del medio millar. La novela tiene tan solo 257. Cuenta lo que tiene que contar con los menos rodeos posibles, y no se echa en falta ningún ingrediente que te desenganche, pues va hilado en capítulos cortos de no más de diez páginas. Si quieren saber un poco más acerca de unos años convulsos tras la muerte de Fernando VII y su guerra de sucesión, no duden en adentrarse en LA BALA QUE MATÓ AL GENERAL.

El vuelo de la Monarca de Julio Rodriguez

Menoscuarto ediciones nos deleita esta vez con una bellísima historia de exilio y mariposas. En 245 páginas de un formato pequeño Julio Rodriguez, su autor, nos cuenta una historia que relata la salida de Asturias de un niño para viajar a Belgica a ver a su hermano y que, por circunstancias de la vida y de la guerra, el destino termina jugándole una mala pasada que le hace viajar a Mexico sin posibilidad de regresar a su tierra.
El vuelo de la Monarca empieza así:
" El pueblo de Llano de Con amaneció en silencio aquel domingo; hasta los gallos, quién sabe si encogidos por los propósitos del frío o arrugados acaso por el trance que presagiaba el viaje que iba a tener lugar esa jornada, habían decidido postergar sus alaridos y rendirse por unas horas al sosiego."

Pero si hermoso es el comienzo de esta novela no lo es menos el prólogo que nos ofrece su autor y que dice asi:
"En primavera la mariposa Monarca emprenderá su viaje al norte. Será un viaje largo; tanto que harán falta tres o cuatro generaciones para que alcance las áreas rurales de la frontera entre Estados Unidos y Canadá y habrá de ser la siguiente generación la que regrese en otoño. Pero aún no ha llegado la primavera y la mariposa Monarca continúa en los bosques de Oyamel, en las montañas del centro occidental mexicano, ajena a su destino."

El vuelo de la monarca es una deliciosa novela que nos regala esperanza, pese a que comienza con los desatinos de una generación errónea y las jugarretas de un destino que no siempre es oportuno, pero que puede arreglarse y volver a recuperar la esperanza a través de las generaciones. En mi opinión es una novela altamente recomendable, redactada con prosa sencilla e inteligente y que nos enseña mucho del género humano.

Julio Rodriguez nació en Oviedo en 1971 es doctor en psicología  y además de escribir guiones para cine, radio y televisión ha publicado dos libros de poemas, ambos premiados y la novela titulada El mayor poeta del mundo que fue Premio de novela Vargas Llosa en 2006.

La bala que mató al general empieza así:

"A Tiburcio Orbe ya no le temblaban las piernas frente al pelotón de fusilamiento. La tensión de sus músculos se debía más al desamparo y a la hostilidad de la situación que al temor de dejar de vivir. En el fondo deseaba que el final llegara cuanto antes para dejar de sentir frío, dolor, cansancio, hambre y desilusión. Tenía respeto a la muerte, como todo el mundo, pero, para alguien que sufre, morir es una liberación al fin y al cabo. Revisó en su interior, por si conseguía rescatar de su mente atormentada algún recuerdo que no fuese amargo, pero no lo encontró. No halló momentos agradables con los que entretenerse en sus últimos minutos, a pesar de que en otro tiempo los hubo, y muchos. El escepticismo, del que era víctima, le permitía verlo todo bajo un prisma diferente al resto de los prisioneros que soportaban, junto a él, la crudeza del trance. Y es que no es lo mismo morir cuando la vida sonríe que cuando se está de vuelta de todo, y Tiburcio hacía ya tiempo que había dejado atrás sus anhelos, ensueños y quimeras. Ser consciente de que nadie iba a echarle de menos le proporcionó un alivio sutil, entreverado de nostalgia por los tiempos pasados. «No hay nada peor que la soledad, que siempre está acechando», le había dicho alguien, pero él estaba seguro de que solo no estaba del todo mal. «A fin de cuentas, por muchos amigos que se hayan tenido, la muerte siempre llega sin compañía y es a solas como debes enfrentarte con ella», pensaba buscando alguna certidumbre entre tanto desasosiego. Dos lágrimas resbalaron despacio por las cicatrices de su rostro de viejo baqueteado por varias guerras."






Si deseas leer el primer capítulo completo, lo puedes hacer en:


www.ascension-badiola.blogspot.com


Esta novela será presentada en FNAC de Bilbao, el próximo 30 de noviembre de 2011 a las 19 horas. 


también puedes ver el vídeo promocional en este blog.

La tribu maldita de Victor Fernandez Correas



La tribu maldita de Victor Fernandez Correas nos traslada a la forma de vivir de los primeros habitantes de Atapuerca. Un lugar hostil en el que no hay comida, la naturaleza es salvaje, el clima insoportable y lo único que sobreviven son las fieras que se comen a los hombres. Los protagonistas de esta historia que ocurrió hace 400.000 años deberán viajar para encontrar un lugar donde poder vivir con cierta seguridad. La angustia por la supervivencia se intuye ya en el primer párrafo, a través de la mirada asustada de un caballo. La Tribu maldita comienza así:

Un caballo se detuvo exhausto al verse arrinconado en un claro del bosque. Delante de él emergía un elevado risco de lisas paredes y bloques agrietados, cuya extensión abarcaba buena parte del paraje. Su cima era una irregular sucesión de pequeñas y desnudas crestas, y sólo en algunas partes de las paredes más próximas crecían contados arbustos. Sin embargo, la falda del roquedal estaba salpicada por jaras y brezos. A la espalda del equino, la niebla ocultaba la silueta de los robles, de las encinas y de la maleza que crecía junto a los árboles. El cansancio transformó su resuello en un entrecortado jadeo; necesitaba recuperar fuerzas. Una fina y fría lluvia lo había acompañado en su loca carrera. Sobre él se cernía otro peligro. Dio algunos pasos hacia adelante y hacia atrás. Nuevamente relinchó, como si  quisiera espantar la lenta agonía que lo había acorralado allí.

Sinopsis:
Anar teme por su clan. Todo lo que los rodea se ha vuelto hostil: los animales han desaparecido, los frutos escasean y varios compañeros han sido devorados por las fieras. Además, el implacable y violento invierno se cierne sobre ellos. Todos los miembros de la tribu desean emigrar. Todos menos unos pocos. Entre ellos, Kamu, el líder de los cazadores. Ellos prefieren esperar a la siguiente primavera. Pero Anar, el chamán de la tribu, insiste en buscar una tierra maravillosa y pacífica, un valle donde el agua fluye, donde abundan los frutos y donde megaceros y manadas de caballos pastan. Un valle en el que el grupo podría establecerse de forma permanente y al resguardo de las amenazas de la naturaleza y de otros homínidos.
Con sus compañeros, y pese a la infinidad de riesgos que habrán de afrontar durante el trayecto —entre ellos el encuentro con tribus rivales—, Anar emprenderá un azaroso y peligroso viaje en busca del mágico lugar. La llegada de otra tribu permite al líder de los cazadores, Kamu, cumplir su deseo de fortalecer el clan con nuevos y poderosos miembros. Sin embargo, el nuevo grupo trae consigo a una extraña y atractiva hembra pelirroja que amenaza la supervivencia de todos aquellos que decidan acogerla.

Ocurrió hace 400 000 años y La tribu maldita lo narra en esta excelente primera novela sobre el mundo de Atapuerca. Anar, Kamu y Numu, junto al resto de la tribu y a la extraña pelirroja Kanai, vagaron por la península en busca de una tierra soñada. Fue una travesía repleta de amenazas que finalizó en la fatal Sima de los Huesos

Víctor Fernández Correas nació en Saint Denis (Francia) en 1974. Hijo de la emigración, aunque reside en Getafe (Madrid), se siente extremeño por los cuatro costados. Es autor de La conspiración de Yuste y La tribu maldita es su segunda novela.



El sueño de Akala de Francisco Panera

Esta novela coral narrada con fluidez y buen ritmo por Francisco Panera nos retrotrae al Bilbao de hace 2.000 años, a través del personaje de Akala, un chaval cuyos sueños tienen el poder de adivinar el futuro, un arma de dos filos. ¿Qué pasará cuando los sueños no acierten? Su madre deberá escapar con él para protegerlo. La posesión de una montaña como hilo conductor, la enemistad entre caristios y autrigones, la intervención de Lupus, un tribuno romano y una excelente ambientación nos arrastran hasta la página 364 (última) de esta absorbente y divertida aventura a la que no le faltan sentimientos, peleas, sueños y giros literarios abundantes para no poder levantar la vista de sus páginas.
La novela empieza así:

(PREFACIO) "Décimus Atius Lupus, recién nombrado legado por nuestro emperador Octavio Augusto, fue visto por última vez en la cruel batalla que se libró entre los autrigones y los caristios que se disputaban el control de un castro, en la que también se vieron comprometidas nuestras fuerzas; no obstante, su cadáver no fue hallado."

El autor nos presenta a sus personajes (Akala, Euri, Domix, Lupus, Gar, etc) en la web http://elsuenodeakala.com/#!personajes/


La acción transcurre a finales de la edad de Hierro y en los albores de la colonización romana en la provincia romana Tarraconense, un lugar fronterizo entre cántabros y diversas tribus vascas, antes de que las campañas entre romanos y astures se recrudecieran.

Sinopsis:
Miles de personas entran y salen todos los días de Bilbao a través del túnel de Malmasín. Pocas sospechan que sobre sus cabezas, en la cima de ese monte situado entre Arrigorriaga y Basauri, se hallan los restos de un poblado fortificado de la Edad de Hierro, el período inmediatamente anterior a la época romana. Francisco Panera se ha inspirado en esos restos para escribir El sueño de Akala, una novela en la que caristios y autrigones, dos de los pueblos que, como várdulos, berones o vascones, habitaron hace 2.000 años lo que hoy es territorio vasco, mantienen un pleito secular por el control de una posición estratégica en torno a un río que bien pudiera ser el Nervión. Los romanos deciden intervenir en la disputa y lo hacen como juez y parte. En ese marco se desenvuelven los personajes de esta novela, muchos y variados, desde un chico capaz de vislumbrar el futuro, a una anciana marginada por los suyos acusada de hechicería, pasando por una mujer que acaba de enviudar en extrañas circunstancias o un veterano tribuno romano cuya convicción en las bondades del Imperio está a punto de resquebrajarse. El sueño de Akala es ante todo una trepidante novela de aventuras, repleta de lances y giros inesperados. Pero, como toda buena novela, no renuncia a abordar cuestiones fundamentales, como el amor, la ambición, la lealtad o la libertad.

Su autor, Francisco Panera nació en Bilbao en 1968 y, aunque es autor de varias novelas y relatos, "El sueño de Akala" es su primera novela publicada por editorial Txertoa. (www.txertoa.com)
Todo lo que deséis saber sobre la novela podéis encontrarlo en http://elsuenodeakala.com

Sobrevivir a Hiroshima

Carta 7

EL ENCUENTRO

Fumiyo:
la carta que te voy a escribir hoy es alegre, aunque esa alegría sea como la última luz de una vela que se consume. 
Pasadas las siete de la tarde del 7 de agosto, oí que alguien me llamaba desde fuera de la residencia. Salí a toda prisa y vi que era Nakamura, uno de los estudiantes que estaba viviendo allí. 
- Profesor, su mujer está en la escuela nacional de Fuchu¯. 
- ¿eh? ¿en Fuchu¯? 
Más que contento, estaba sorprendido. De hecho, no me acababa de creer lo que me había dicho, porque no me imaginaba que hubieras podido llegar a Fuchu¯ desde Funairi. Era una distancia de unos cinco o seis kilómetros. Sin embargo, Nakamura logró convencerme. estaba buscando a personas de la fábrica o de la escuela entre los cuerpos aún vivos que estaban en el puesto de socorro improvisado en el salón de actos de la escuela nacional de Fuchu¯, cuando de repente lo llamaste y le preguntaste por mí. Supongo que reconociste su uniforme y pensaste que igual él sabría algo. Nakamura no te conocía, pero supuso que eras mi mujer. intentó traerte en seguida, pero por desgracia no quedaba ninguna camilla libre. Arregló las cosas para que te llevaran a la enfermería de la fábrica en cuanto hubiese una disponible, y después de decirte que yo estaba sano y salvo en la residencia, volvió hacia aquí.

Así empieza la carta nº 7 de  las Cartas desde el fin del mundo, de Toyofumi Ogura (1899-1996) se publicaron en 1948 en japonés, se convirtieron en el primer testimonio jamás escrito de un bombardeo atómico. Lo que Ogura, superviviente de la masacre, creía la explosión de un polvorín había sido una aniquilación por bomba atómica sin precedentes en el mundo. En estas cartas, que recupera, por primera vez en español, Ediciones Pasado & Presente, el autor se dirige a su mujer, Fumiyu, fallecida en medio de sufrimientos agónicos a causa de la radioactividad. En el prólogo, el escultor y poeta Kotaro Takamura (1883-1956), estremecido por la lectura, escribió: "Si la muerte cruel de tantas personas no ayuda a alumbrar el camino hacia una humanidad pacífica, ¿para qué servirá? CUalquier político o militar que leyera esta crónica perdería las ganas de hacer la guerra."

Ha sido publicado por  

Ediciones Pasado&Presente y es un documento estremecedor para quien quiera saber lo que sucede después del infierno.

Fuente: Obtenido de la página de El Cultural.es


 


La mujer en la cueva de Francisco Letamendia




"Jean Houtsa se despertó aliviado al darse cuenta de que había conseguido dormir un sueño sin horrores. Las primeras luces que rompían la negrura de la noche no habían agravado su insomnio enfermizo, como ocurría cada mañana en su apartamento del Marais parisino. Las sombras de los postes se proyectaban como ráfagas sobre la cortinilla del compartimento individual del tren París-Hendaya. Se levantó a mirar por la ventana. Desperezándose envueltas en neblina se sucedían fugazmente ante él las hileras de los pinos de las Landas. Volvió a la cama. Olvidar, anestesiar su cerebro; para conseguirlo viajaba acurrucado en una litera que quería sentir honda, cobijante en el tren flecha que le llevaba a donde pudiera tal vez escapar de sus demonios. Pero la respuesta negativa a esta pregunta le parecía evidente como un silogismo: ¿es que tenía derecho al apaciguamiento y al olvido, él, Jean Houtsa, asesino de su mujer y de su hijo, el más miserable de los seres humanos?"


Este trozo corresponde al primer párrafo de la novela "La mujer en la cueva". Como dice su autor en el prólogo la trama de esta novela viaja en el espacio del norte al sur de País Vasco y viaja del Périgord a París y, a pesar de este movimiento espacial, el temporal es, sin embargo, mucho más breve. En tan sólo 12 días de setptiembre de 1983 transcurre la trama de esta historia que nos cuenta el comienzo de las actividades del GAL. 
La mujer en la cueva es, sobre todo, una novela negra, una novela que engancha. Una historia en la que es imprescindible avanzar para saber qué es lo que persigue Jean Houtsa y qué es lo que le persigue -su pesadilla- . Necesitamos saber por qué ha salido de su profunda depresión para intentar ayudar a una prima lejana que ha sido secuestrada en San Sebastián... -Asesinatos, secuestros, erotismo, pero especialmente el enigma que nos lleva hasta un final que termina así: Canta un búho en el bosque, un disparo silencioso traza un surco rojo en la frente de..., y el ángel de la muerte extiende sus alas para acogerle en su seno. ¿A quién?

Una novela en definitiva que yo recomiendo porque cada una de sus 272 páginas nos invade. 

Su autor, Francisco Letamendía tiene un largo curriculum en la vida, quizá por eso, sepa escribir tan bien. Resumiendo diré que es abogado, doctor en Historia, que ha vivido en el exilio en París, que ha sido profesor universitario en París y lo sigue siendo aquí. Ha publicado numerosas obras, pero "la mujer en la cueva", es su primera novela. Léanla, no les defraudará.

Primer párrafo de "El lector de cadáveres" de Antonio Garrido


La sinopsis de la novela es la siguiente:

En la antigua China, sólo los jueces más sagaces alcanzaban el codiciado título de “lectores de cadáveres”, una élite de forenses que, aun a riesgo de su propia vida, tenían el mandato de que ningún crimen, por irresoluble que pareciera, quedara impune.
Cí Sòng fue el primero de ellos.
Inspirada en un personaje real, El Lector de Cadáveres narra la extraordinaria historia de un joven de origen humilde, cuya pasión y determinación le condujeron desde su cargo como enterrador en los Campos de la Muerte de Lin’an a aventajado discípulo en la prestigiosa Academia Ming. Allí, envidiado por sus pioneros métodos, y perseguido por la justicia, despertará la curiosidad del mismísimo emperador, quien le convocará para rastrear los atroces crímenes que, uno tras otro, amenazan con aniquilar la corte imperial.
Un absorbente thriller histórico, extraordinariamente documentado, en el que la ambición y el odio van de la mano con el amor y la muerte en la exótica y fastuosa China medieval.

Y he aquí un primer párrafo, breve y más de dos veces bueno porque tiene el toque de las novelas policiacas, siendo además, como es una novela histórica, basada en un personaje real.


"Shang no supo que se moría hasta que paladeó el sabor de la  sangre que brotaba bajo su garganta. Quiso balbucear algo  mientras sus manos intentaban taponar la herida, pero, antes de  lograrlo, sus ojos se abrieron exageradamente y sus piernas se do­ blaron como las de una marioneta desmadejada. Iba a pronunciar  el nombre de su asesino cuando éste le introdujo un trapo en la
boca.
"

Y como se queda muy cortito y nos deja con las ganas de seguir leyendo, que es lo que importa, hacemos un bis y pasamos al segundo párrafo (nos perdonará el autor): 

"De rodillas sobre el cieno, en su postrer hálito de vida, Shang  percibió la tibieza de la lluvia y el olor a tierra mojada que le había  acompañado durante toda su existencia. Un instante después, con  la camisa encharcada en sangre, se desplomó sobre el lodazal en el  que se había dejado el alma."

Su autor:
Antonio Garrido (Linares, Jaén, 1963). Creció entre novelas de Walter Scott, R. Louis Stevenson, Alejandro Dumas, Emilio Salgari y Jack London que azuzaron su inquieta imaginación. Desde niño pensó en dedicarse a la literatura, pero, paradójicamente, un enorme Mercedes de juguete que ganó en un concurso de redacción le impresionó tanto que cambió su destino, apartándole de la escritura para orientarle hacia la ingeniería, estudios que finalmente cursó.
Aunque durante su etapa como docente ha publicado numerosos artículos técnicos, no fue hasta el año 2001, cuando una nueva casualidad en Alemania volvió a dar un giro a su carrera. Allí, una historiadora le puso sobre la pista de un apasionante manuscrito olvidado, que de inmediato le impulsó a escribir el que sería su primer éxito editorial: La Escriba. De la mano de la agencia literaria Carmen Balcells, La Escriba ha sido traducida a trece idiomas, Prix des Lecteurs Sélection 2010, y finalista del Prix Fulbert de Chartres, situando a Antonio Garrido entre los escritores de novelas de suspense histórico y aventuras más importantes en lengua española.
En el año 2007 comenzó a trabajar en la que sería su segunda novela, El lector de cadáveres, un thriller histórico ambientado en la antigua China sobre el primer forense clínico de la historia.
En la actualidad, compagina su trabajo como escritor, con el de profesor en la Universidad Politécnica de Valencia y en la Universidad Cardenal Herrera-CEU de Valencia,  actividades que simultanea con su participación en conferencias, ponencias y talleres de novela histórica.

La caída de Cataluña de Jorge Martinez Reverte

La sinopsis de La caída de Cataluña es la siguiente:

Finales de 1938. Sobre la Cataluña republicana está cayendo una lluvia fina de desaliento. A sus puertas, se prepara una tempestad de venganza que habrá de recorrerla desde el Pirineo al Mediterráneo. Hay gritos de  residencia que emboscan la rendición de muchos espíritus. Franco, el general alzado contra la República, amenaza con barrer toda resistencia y acumula un poderoso ejército que quiere aniquilar al enemigo. Ni siquiera se molesta en esconder sus intenciones. En las filas de los defensores, se mezclan las actitudes numantinas y el desistimiento, los ejércitos de papel y los hombres de verdad, los refugiados acostumbrados  a la huida y quienes esperan con los brazos abiertos a los que vienen. Va a comenzar la última gran batalla de la guerra civil:

El primer párrafo es una muestra clara de la amena redacción con que se nos cuenta un capítulo reciente de nuestra Historia contemporánea con rigor, acierto y buena literatura. A mí me ha gustado. Lean:


"El amanecer desde el balcón del Mediterráneo es conmovedor. Detrás, ha quedado Tarragona, destrozada por los bombardeos. Pero a Pere Tarrés le invade una tremenda alegría. Porque está nada más que a 93 kilómetros de Barcelona. A este ritmo de fuga, muy pronto estará en casa. Si es que sobrevive a los ataques de la aviación, que cada día les ametralla sin misericordia. También es hermoso el amanecer para Joan Cardona, que ve dibujarse las colinas y la costa contra el cielo claro, a contraluz. Él y sus cuatro compañeros están llenos de fuerza, porque han dormido en un pajar después de una excelente cena. Por eso, cuando el capitán Macarrón ha puesto en marcha a la compañía, se han incorporado sin esfuerzo, henchidos de optimismo. Pero les dura poco. La belleza del amanecer queda pronto oscurecida por la visión de los movimientos de las tropas enemigas. Los moros se han puesto también en marcha.  Los soldados de la 19 brigada están en el coll de les Irles, al lado de Reus, entre campos de almendros, que ya han comenzado a florecer, y de olivos. La mezcla de colores de la hierba verde con las flores de los campos abandonados merecería ser contemplada si no fuera porque hay prisa. Los franquistas bajan con rapidez por la sierra de Prades, cruzando el coll de Lilla, en una repetida maniobra de envolvimiento que pretende copar a la 24 división. La carnicería comienza muy pronto. Cardona y sus amigos Barris y Bruguera se refugian en unos cañaverales a la orilla del río Francolí, con medio cuerpo sumergido en el agua, para esconderse de las pasadas de los aviones, que ametrallan una y otra vez las orillas del río, cuyo cauce este año baja miserable. Entre los cañaverales se oyen los gritos de quienes son alcanzados por las balas ciegas."

Su autor, Jorge Martinez Reverte (Madrid 1948) es periodista y ha trabajado en Cambio 16 y El País, entre otros medios, como, la emisora de radio Onda Madrid y los servicios informativos no diarios de Televisión Española. Ha sido responsable y organizador del documento «Yoyes», que obtuvo la Ninfa de Plata en el Festival de Montecarlo. Es autor de La batalla de Madrid y La batalla del Ebro y como narrador ha publicado las novelas Demasiado para Gálvez (1979), El mensajero (1982), Gálvez en Euskadi (1983), el libro de relatos El último café (1989) , Gálvez en la frontera (2001) y Perro come perro (2002).



El cerebro de Himler se llama Heindrich (primer párrafo de HHhH)



El reciente galardonado Binet al premio Goncourt por su primera novela HHhH ha sido reconocido unánimemente como uno de los más impresionantes debuts de los últimos años: La revista Lire y RTL han concedido a Binet sus premios al autor-revelación.
HHhH esconde la frase en alemán, que traducida quiere decir “el cerebro de Himler se llama Heindrich”, una frase que se decía en las SS sobre el macabro personaje apodado también “el carnicero de Praga”, o “La bestia rubia!, el hombre más peligroso del Tercer Reich y una de las figuras más enigmáticas del nazismo.
El argumento de la novela recae en dos miembros de la Resistencia que en 1942 aterrizan en Praga para atentar contra Heindrich. Después del atentado se refugian en una iglesia y al ser delatados por un traidor y acorralados por setecientos hombres de las SS, se suicidan.
Una terrible historia, como todas las historias reales de guerra a la que Laurent Binet aporta su propio modo de hacer. La novela está escrita en un estilo que más parece la redacción de una investigación. Últimamente han empezado a publicarse ensayos históricos, a los que el editor añade la coletilla “que bien puede leerse, como si fuera una novela”. Estamos, por tanto, ante una nueva tendencia de escribir novela histórica, sin embargo, Binet da un paso más y convierte su texto en novela pura, a pesar de mantenerse en todo momento como espectador cuando narra, como si fuese un personaje más de la novela, la forma en que ocurrieron los hechos. En alguna página Binet, cuando elucubra sobre cómo debió de transcurrir una de las escenas, llega a pedir disculpas por haber puesto en las manos del personaje una taza de café, cuando igual lo que le gustaba era el té.
Esta humildad narrativa, manteniendo en todo momento la distancia con la Historia  y con los hechos reales, para dejarlos  tal y como fueron contados en su momento, o bien, planteando la duda al lector de que bien hubieran podido ser así o de otra manera, nos produce un doble efecto, por un lado, evita la contaminación del personaje y de los hechos con subjetividades o inexactitudes proporcionadas por el escritor y, por otro, el mantenimiento de esa distancia nos aporta una sensación de rigurosidad ensayística que hace que la novela parezca más fiable, con un matiz, Laurent Binet, sin alejarse ni un ápice de esta época presente, se traslada en un momento concreto a 1942 y a la curva donde ocurrió el atentado y nos deja atónitos y sin aliento con la reconstrucción de los hechos. Binet se convierte así en un narrador casi  omnisciente, que cree saber cómo ocurrió todo exactamente, pero que se lamenta de no poder sentir cuánto miedo pasaron los hombres que atentaron contra el nazi. Desea, incluso, en alguna línea del texto, haber podido meterse en su pellejo para sentir la misma emoción, la misma excitación, el mismo pánico cuando al ir a disparar, a uno de ellos se le encasquilla la sten, lo que otorga al relato una profunda emotividad.
Lógicamente, esta técnica de escribir novela puede utilizarse con la Historia contemporánea reciente, aquella sobre la que es posible investigar con datos objetivos y sobre la que se dispone de mucha información bibliográfica. Binet, al final de su primer párrafo, llega a plantearse lo vulgar que le parece un personaje inventado, algo en lo que yo no estoy completamente de acuerdo. No olvidemos el mérito que hay en el esfuerzo creador de un escritor que intenta convertirse en un guerrero de Troya, en un emperador romano o en una reina de tiempos pasados y, además, nos convence.
Si todos los caminos llevan a Roma, todas las técnicas para escribir novela histórica son válidas, siempre que respeten al personaje histórico en cuestión, recreen el ambiente de una forma fidedigna, no distorsionen los hechos y consigan que nosotros, los lectores, seamos capaces de zambullirnos en la época, en la sicología de los personajes, en el aprendizaje de la Historia mediante el entretenimiento y nos permitan tener la conciencia de que lo que estamos leyendo es verosímil y creíble.
Bueno el pasaje histórico que nos cuenta Binet  y muy buena la forma de contarlo.
El primer párrafo comienza así:

"Gabcik, como se llama, es un personaje que ha existido de verdad. ¿Acaso ha oído de fuera, tras los postigos de un piso a oscuras, donde está solo y tumbado encima de un estrecho jergón, acaso ha escuchado el chirrido tan familiar de los tranvías de Praga? Quiero creer que sí. Como conozco bien Praga, no me es difícil imaginar el número del tranvía (aunque tal vez haya cambiado), ni su itinerario, ni siquiera el lugar desde el que, tras los postigos cerrados, Gabcik, en la cama, espera y escucha. Estamos en Praga, en la esquina de Vysehradska con Troojicka. El tranvía número 18 (o 22) se ha detenido delante del Jardín Botánico. Estamos concretamente en 1942. En El libro de la risa y el olvido, Kundera deja entender que le da un poco de vergüenza tener que ponerle nombre a sus personajes, y aunque esa vergüenza apenas sea perceptible en sus novelas, en las que abundan los Tomas, las Tamina y muchas Tereza, es obvia la intuición de una evidencia: ¿Hay algo más vulgar que atribuir de modo arbitrario, con la pueril intención de lograr un efecto de realidad o, en el mejor de los casos, sencillamente de comodidad, un nombre inventado a un personaje inventado? Aunque, en mi opinión Kundera debería haber ido más lejos: ¿hay algo más vulgar, en realidad, que un personaje inventado?"

Laurent Binet nació en París en 1972. Hizo el servicio militar en Eslovaquia y ha vivido en Praga. Es profesor de la universidad de París y la novela ha sido editada por Seix Barral.