El convento de San Agustín

El convento de San Agustin se alzaba en el mismo lugar donde hoy está el Ayuntamiento de Bilbao. El terreno, un lugar dedicado a viñedos y situado en los confines de la villa fue comprado por el superior Fray Pedro de Bilbao a Tristán de Leguizamón, preboste de Bilbao en el año 1515 y sobre él se construyó el convento, que constaba de una iglesia grande y de casa residencia para los padres con un portada espectacular, al estilo de otros conventos o iglesias bilbaínas como el de la Encarnación o San Vicente.
Los frailes del convento asistieron espiritualmente a generaciones enteras de bilbainos y allí residieron multitud de frailes, algunos de los cuales se dieron a conocer por sus escritos y predicaciones, como es el caso de Fray Martin de Coscojales.
La desamortización de Mendizabal y las guerras posteriores sellaron su silencio y aún existió durante varios lustros abandonado a su suerte y en ruinas hasta que el consistorio decidió comprarlo para edificar el edificio que se puede ver hoy en día.
Delmas lo describió en Guia histórico descriptiva del Señorío de Vizcaya:
“ El harto célebre convento de San Agustin, situado a la salida del pueblo sobre el paseo del Campo Volantin, sirvió durante la guerra última, (se refiere a la de la Independencia) hasta que de él se apoderaron los carlistas el 27 de noviembre de 1836, después de reducirlo a pavesas los defensores de Bilbao”.
El estado en que se hallaba en el año 1850, poco antes de su derribo, se puede ver en el siguiente grabado:



Vista del convento de San Agustin y del Palacio de la Quintana
Bibliografía: VIAR, J. BBK Bilbao en el arte del siglo XVI a 1875; y BEASKOETXEA MADINA, J.M. Bilbao en el espejo.

No hay comentarios: