Primer párrafo de El Secreto de los Assassini.

 El Cairo, 15 de octubre de 1914.

El primer párrafo de esta nueva novela de Mario Escobar comienza con una escena muy visual, casi cinematográfica y con un ritmo intenso que coloca al lector en la tesitura de apagar la luz para dormir o en la de continuar leyendo sin descanso hasta averiguar quién es la mujer de la cripta que corre peligro, quién dispara y qué secreto guardan los muros de la primitiva iglesia de San Sergio.

La sinopsis de la novela nos gusta:

Roma, año 813. Una expedición se dirige a la boca del Nilo. Su misión es descubrir un secreto que los faraones negros de Meroe ocultan desde hace siglos. El Cairo, año 1075. El gran visir recibe un extraño regalo que protegió a la peligrosa secta de los Assassini. El arma que les ayudó a resistir a las fuerzas cruzadas y al ataque de Saladino. Estambul, año 1914. Una misteriosa princesa árabe esconde un secreto que puede cambiar la historia de la humanidad, pero tendrá que recorrer con Hércules Guzmán Fox y sus amigos George Lincoln y Alicia Mantorella el desierto de Egipto, luchar a los pies de la Acrópolis y atravesar una Turquía en guerra para llegar al valle de los Asesinos, donde se esconde un misterio que podría provocar la última cruzada contra el islam.

El primer párrafo nos engancha:

Un grito de mujer inundó la iglesia y unos pasos apresurados retumbaron en el suelo enmaderado. Hércules miró hacia el gran portalón de madera y apenas pudo vislumbrar un niqab púrpura que desapareció detrás de una de las celosías laterales.
-¿Ha visto eso, Lincoln? -preguntó Hércules, girándose de repente.
-Ya veo que no le interesa el arte copto. Le dije que podía venir yo solo -dijo Lincoln sin escuchar a su amigo. Dos individuos morenos vestidos con pantalones bombachos parecidos a los usados por los soldados austriacos y unos kalpak negros entraron en la iglesia y corrieron hasta el pasillo central. Al ver que no estaban solos, caminaron más despacio, mirando de un lado al otro como si admiraran el templo. Los ojos negros de los desconocidos se cruzaron con la mirada desafiante de Hércules, que frunció el ceño y se llevó la mano al bolsillo donde guardaba su revólver. Lincoln se giró y pudo ver como los dos individuos bajaban la vista hasta la chaqueta de su amigo. En ese momento se escucharon unos golpes detrás de la celosía y los dos hombres se dirigieron hasta el foco del ruido. Hércules comprendió que el sonido provenía de la cripta que habían visitado minutos antes, donde se encontraban los restos de la primitiva iglesia de San Sergio, y en la que, según la tradición, se alojó la Sagrada Familia en su huida a Egipto. Por ello, desde el año 859 y hasta el siglo XII los patriarcas coptos eran elegidos en esa pequeña iglesia del barrio cristiano. Hércules no dudó ni por un momento de que la mujer que se había refugiado en la iglesia estaba en peligro. Con un gesto de la cabeza indicó a Lincoln que lo siguiera, sacando su pistola del bolsillo. En el interior de la cripta reinaba la penumbra, Hércules se pegó instintivamente al muro y se agachó. Tiró de la chaqueta de Lincoln justo antes de que el chasquido de una bala sonara en la pared de piedra.

y Mario Escobar es el autor de El Secreto de los Assassini. 
Él es Licenciado en Historia y Diplomado en Estudios Avanzados en la especialidad de Historia Moderna ha escrito numerosos artículos y libros sobre la Inquisición, la Reforma Protestante, y las sectas religiosas. Es colaborador habitual de National Geographic Historia e Historia 16. Interesado en los misterios que oculta la historia, la religión y la ciencia, lleva toda una vida dedicado a desvelarlos. Con sus anteriores novelas Conspiración Maine y El mesías Ario (2007 su segunda novela), traducida a varios idiomas, consiguió entretener y fascinar a miles de lectores. Trabaja como director ejecutivo de una ONG y director de la revista Nueva Historia para el Debate, colaborando como columnista en distintas publicaciones. Ha estudiado en profundidad la Historia de la Iglesia, los distintos grupos sectarios que han luchado en su seno, el descubrimiento y colonización de América; especializándose en la vida de personajes heterodoxos españoles y americanos. Ahora regresa con una nueva aventura de sus personajes Hércules Guzmán Fox y George Lincoln, en El Secreto de los Assassini.

No hay comentarios: