Primer párrafo de "Campos de Muerte" de Simon Scarrow

El cuarto libro de la Saga·" Revolución" basado en las biografías militares de Napoleón contra Wellington, un libro de 959 pagínas, en el que se nos relata la guerra de Napoleón contra Europa, se plantea desde los puntos de vista del emperador y de su enemigo el duque de Wellington. La cronología de la novela va de 1809 a 1815 y finaliza con una nota del autor en la que se nos explican los detalles del final de la vida de ambos militares, donde están enterrados, etc.
 El autor se detiene en las principales contiendas en las que se enfrentaron estos dos insignes contrincantes, y por ello, muchos de sus capítulos se desenvuelven alrededor de la guerra de la Independencia española. Merece especial mención la batalla de Vitoria en la página 575, que significó la retirada definitiva de las tropas francesas y la huída de Jose I Bonaparte a Francia, tras la victoria de las tropas aliadas (británicas, españolas y portuguesas), al mando de Arthur Welessley, duque de Wellington. 
Para los amantes de las batallas, a pelo, a excepción de algún capítulo en el que Napoleón duerme y desayuna en las Tullerías, celebra el nacimiento de su hijo o discute con Tayllerand, lejos del campo de batalla, casi toda la novela alterna capítulos dedicados a Napoleón y a Wellington sobre el avance de las tropas que tuvieron asolada Europa durante la guerra napoleónica.
Para que os hagáis una idea de lo bien que Scarrow narra, he aquí el primer párrafo de su novela, Campos de muerte:

"Las defensas de la ciudad bohemia de Ratisbona eran verdaderamente formidables, constató en silencio Napoleón mientras paseaba su catalejo por las añosas murallas y los fosos que tenía delante. El ejército austríaco en retirada había levantado a toda prisa más terraplenes para reforzar las defensas existentes, y en todas las troneras de los reductos asomaban las bocas de los cañones, con más piezas aún emplazadas en las torres gruesas y macizas de la ciudad vieja. Por todas partes, enemigos uniformados de blanco observaban la aproximación del ejército francés a la ciudad. Más allá de las murallas, los tejados pinos y las agujas de las torres de las iglesias asomaban fantasmales por entre los últimos residuos de la niebla matinal que ascendía del Danubio. En la otra orilla del río, Napoleón apenas alcanzaba a divisar los rastros desvaídos de los humos que se alzaban del campamento austríaco."


Nota: La primera novela de la saga, "Sangre joven" se comentó en entradas anteriores.

No hay comentarios: